Toyota RV-2, una interpretación del “coche cama” en 1972

Toyota RV-2, una interpretación del “coche cama” en 1972

Toyota buscó con él sondear el mercado americano de clientes amantes de la acampada


Tiempo de lectura: 3 min.

Cuando se presentó en el Salón de Tokio de 1972 nuestro protagonista, el Toyota RV-2, a más de uno se le quedaría la duda de en qué segmento se podía englobar, bien por sus extrañas formas o por el mismo concepto del coche en sí. No queda muy claro sobre que plataforma fue ensamblado. Algunas fuentes hablan del Toyota Corona y otras sobre el Mark II.

Seguramente los mismos ingenieros nipones sabían del poco recorrido vital que iba a tener aquel concept car que habían creado, si bien podía ser una manera de tantear el mercado de aquel momento y comprobar cuál podía ser la reacción de los clientes, ante aquella proposición de tener un “Recreational Vehicle”, que es a lo que aludían sus siglas RV, con aquel formato.

El caso es que, justo un año antes, ya habían probado más o menos con las mismas formas con el RV-1, aunque en esta ocasión a la parte trasera habían enganchado un carrito donde iba la tienda de campaña y lo que se precisara para un fin de semana de acampada, siendo las líneas del automóvil muy similares a las del RV-2.

Toyota RV 2 Concept 2

El Toyota RV-2 buscaba de algún modo unir las virtudes de un automóvil familiar con las ventajas de una camper, pudiendo dormir en su interior hasta cuatro adultos

Toyota RV 2 Concept 3

Con una carrocería  de 4,73 metros de largo, 1,79 de ancho por 1,33 de alto, y una distancia entre ejes de 2.733 mm, el RV-2 contaba con un sistema de apertura de sus paneles laterales traseros, al estilo alas de gaviota, pero con el funcionamiento de modo inverso a este. Una vez abiertas, se extendía una lona que recubría todos los espacios descubiertos y a la vez se anclaba a las partes fijas del coche, consiguiendo crear una especie de tienda de campaña.

En el interior los asientos delanteros se reclinaban por completo, haciendo unión con las plazas traseras y quedando un espacio uniforme donde podían teóricamente dormir cuatro personas. El túnel central quedaba a la misma altura que las butacas, quedando así un espacio armonioso y sin resaltos. Su puerta trasera, por otra parte, se desplegaba hacia abajo como lo hacen típicamente en camionetas o pick-up, facilitando de este modo la entrada y salida de los ocupantes a la zona de descanso.

Otra de las características del RV-2 era la posibilidad de montar en el exterior una mesa y bancos para sentarse con las piezas interiores que daban lugar a la cama. Eran desmontables y funcionales en su totalidad, haciéndonos más sencillo aún más si cabe el fin de semana campero.

Toyota RV 2 Concept 4

En cuanto al automóvil en sí, montaba un motor 2.6 de 6 cilindros alimentado por carburadores SU y asociado a un cambio manual de cinco relaciones. Estéticamente resaltaban sus pilotos redondos en posición vertical de la parte trasera y un frontal cuadrado donde el paragolpes solo cubría las punteras delanteras, dejando paso a una gran calandra central.

Un año más tarde, en 1973, volvieron a llevar al Toyota RV-2 a una exposición automovilística, esta vez al Salón Internacional de Nueva York. Quizás pensaron que los yankees se interesarían más por su “coche-camper” que los ciudadanos nipones, pero al parecer no fue así, porque en aquel mismo lugar terminó la corta carrera del RV-2 y nunca más se supo de él.

COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

ender

Japan Rules!!

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor.