Brubaker Box, la furgoneta pensada para los surfistas californianos

Brubaker Box, la furgoneta pensada para los surfistas californianos

Una monovolumen deportiva que sigue enamorando 50 años después


Tiempo de lectura: 8 min.

A veces aparecen vehículos claramente adelantados a su tiempo. Que se lo digan a Renault con su Avantime, por poner un ejemplo. La Brubaker Box fue un concepto similar, nacida allá en los años 70. Su diseño fue tan futurista que aún hoy, casi medio siglo después, nos encanta y seguimos deseando que algún día se haga realidad.

Puede que nunca hayas oído hablar de la Brubaker Box, en parte porque solamente se fabricaron tres originales y luego otras 50 bajo la firma AutoMecca. Yo, sin ir más lejos, la desconocía hasta hace unos días que empezaron a circular por la red unos diseños de Samirs Designs, y en los cuales se reinterpretaba este vehículo nacido en los años 70. Rápidamente me puse a buscar información porque si el prototipo actual tenía algo que me llamaba la atención, a buen seguro el original me dejaría completamente enamorado. Y así ha sido.

Conocer la Brubaker Box es conocer a su diseñador, Curtis Brubaker. Un tipo que nos podía recordar a Preston Tucker (creador del Tucker 48, “el coche que era demasiado bueno para Detroit”), o incluso a John DeLorean, creador del icónico DeLorean DMC-12. Y por desgracia, el final de todos fue también igual de trágico.

Brubaker Box 09

Brubaker era un afamado diseñador que había estudiado en el Art Center de Los Ángeles, uno de los más prestigiosos del mundo. Antes de crear su propio estudio de diseño había estado involucrado, por ejemplo, en el desarrollo de los famosos Lear Jet (uno de los mejores jet privados de los años 60 y 70). También había trabajado con General Motors diseñando interiores de Cadillac y algunos prototipos.

Pero no era un tipo, digamos, corporativo (en el sentido de trabajar para otros), y por eso regresó a California para abrir su propio estudio de diseño desde el que trabajar, externamente, para las marcas de automóviles. Y si algo hay en California es sol, pero también surfistas. Y a finales de los 60 lo que más había eran furgonetas Volkswagen, bastante maltrechas, deambulando de un lado para otro.

Si pensamos en la cultura del surf de aquella época, es inevitable no acordarse del Meyer Manx. Es el buggy californiano por excelencia, diseñado por Burce Meyer sobre el chasis de un Volkswagen Type I (Beetle) recortado. Fue tan popular que rápidamente se multiplicaron las empresas por la costa oeste que ofrecían kits para acoplar a la plataforma del coche alemán.

Brubaker Box 13

Estos vehículos eran geniales para la playa, e incluso podías montar las tablas en la parte de arriba para ir de un lado para otro. Pero no tenían la misma practicidad que, por ejemplo, una furgoneta al uso la cual te permitía pasar días acampado directamente al lado de las olas. Fue pensando en ello cuando a Curtis Brubaker se le ocurrió la idea de fabricar un Meyer Manx reconvertido en furgoneta. Pero no a una cualquiera sino a una con estilo. Una Sports Van como se le conoció en aquella época, y además con la posibilidad de rodar más que dignamente sobre la arena.

Trabajando junto a Todd Gerstenberger y Harry Wykes, Brubaker diseñó en 1972 un kit de aspecto futurista con un frontal y trasera inclinada (sobre todo la delantera), un techo desmontable con una zona acristalada y una sola puerta corredera en el lado del pasajero. Todo había sido diseñado para acoplarse, sin demasiada dificultad, al chasis desnudo de… efectivamente, un Volkswagen Type I.

En una entrevista a Curtis Brubaker hecha por la revista Autoweek en octubre del 2000 (que podéis ver en este enlace), el propio diseñador hablaba sobre sus primeros diseños:

“Fue un diseño en formato monovolumen. Hicimos una maqueta allí mismo, en nuestra oficina y trajimos inversores. La gente se entusiasmó y acabamos recaudando una pequeña cantidad de dinero”

Pero no fue hasta que vio la reacción de la gente en el Salón Internacional del Automóvil de Los Ángeles cuando Brubaker se decidió a dar el paso y lanzar su Brubaker Box, pero no como un kit, sino como un coche completo.

El problema vino del hecho de que no fue capaz de negociar con Volkswagen a la hora de conseguir los chasis desnudos tan necesarios. Para seguir adelante se vio obligado a comprar los Volkswagen Beetle en los concesionarios, desmontar todo lo que no necesitaban (vendiéndolo para recuperar parte de la inversión) y entonces ya sí, montar las piezas que ellos habían desarrollado.

Con los 160.000 dólares que había conseguido de los inversores (que a día de hoy y teniendo en cuenta la inflación serían aproximadamente un millón de dólares), Curtis alquiló una nave y anunció que empezaría a producir sus vehículos a un precio base, sin extras, de aproximadamente 4.000 dólares (unos 25.000 dólares/23.000 euros al cambio actual).

Brubaker Box 04

La idea hubiese funcionado partiendo de los chasis limpios, pero al tener que comprar para luego desmontar y volver a montar, las cuentas ya no cuadraban. El vehículo debía ser barato para ser atractivo entre la comunidad de surfistas californianos de mechas rubias, y eso incluía reaprovechar el máximo número de piezas posibles disponibles, tanto de VW como de otros coches.

En este caso el motor jugaba un papel muy importante, al ser sencillo de reparar y mantener. Los asientos eran de Ford, el parabrisas de un AMC, el cristal trasero de un El Camino y los faros traseros de una camioneta Datsun. Para que os hagáis una idea.

Tras fabricar nada más que tres unidades, ese mismo año de 1972 la empresa se declaró en quiebra al no conseguir convencer a más inversores. Después de dar tumbos por aquí y allá, los moldes de fabricación acabaron en manos de Automecca, propiedad de Mike Hansen (uno de sus inversores) quien construyó aproximadamente otras 50 unidades, en este caso bajo el nombre de Automecca Roamer Sports Van. Y ahí se acabó todo.

¿Qué tenía de especial la Brubaker Box? Obviamente su diseño, que no se parecía en nada a lo que había por aquel entonces. Curtis diseñó un total de 13 paneles fabricados en fibra de vidrio montados en un chasis rígido de tubo de acero que se anclaba al chasis del VW. Estaban remachados entre sí e incluía hasta un nuevo suelo.

Como el parabrisas se adelantaba respecto a la posición original del Volkswagen Beetle aproximadamente 750 mm (y en la parte trasera se retrasaba más o menos la misma distancia), el espacio interior crecía enormemente. Además solo levantaba del suelo unos 134 cm (4 cm más alto que un Porsche 911 y 3 cm más bajo que un Nissan GT-R), y en combinación con sus ruedas, que eran de gran diámetro para poder rodar por arena, el aspecto era completamente rompedor. ¿Y qué me decís de los parachoques? Además de estar muy adelantados respecto a la carrocería, contaban con un acabado que imitaba la madera.

Como decíamos, el acceso al interior se hacía por una única puerta corredera en el lateral del pasajero. Los pedales estaban elevados, lo que le confería una postura muy peculiar al volante (no sabemos si cómoda). Al no tener puerta en el lado del conductor, el panel de la radio y otros controles del Beetle estaban montados allí. Extrañamente el velocímetro y los indicadores estaban en la base del parabrisas, es decir, bastante lejos de la vista. Mejor no ser miope.

Brubaker Box 11

Toda la parte delantera era diáfana y no estaba oculta por ningún panel. Solamente había una columna transversal para sujetar el volante. Allí delante se colocó la rueda de repuesto para que, en caso de accidente, ejerciese como refuerzo frente al impacto. Por su parte el depósito de combustible se colocó en el centro y desplazado justo detrás del conductor.

En la zona trasera, un asiento corrido para los ocasionales pasajeros los cuales podían viajar cómodamente, incluso con los pies encima del depósito de combustible, el cual ejercía las veces de mesa. O también lo podíamos llamar otomana, es decir, un sofá sin respaldo (aunque había una zona acolchada en el lateral). Si queríamos, el techo se podía retirar y dejar entrar más luz, disfrutando del buen tiempo californiano e imaginamos que, a veces, del exceso de calor.

Estos últimos años han surgido en varias ocasiones intentos de crear una Brubaker Box. Se habla de incluso fabricar una eléctrica aprovechando alguna de las plataformas de Tesla, pero de momento no hay nada concreto. Realmente es complicado, pues se trata de un vehículo pasional y pensado para un público muy concreto, por lo que sus ventas serían realmente escasas.

Pero no siempre hay que hacer los coches con la cabeza (o pensando en el bolsillo), a veces, hay que dejarse llevar por el corazón. Y la Brubaker Box es, sobre todo, corazón.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

6
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

De haber escogido una arquitectura grande, del gusto americano, esta furgo hubiese tenido un éxito mayor, amén de otras cuantas finalidades de uso.

Kolmogorov
Invitado
Kolmogorov

Me recuerda a un Hot Wheels y la puerta es como la de un autobús. ¡Chulísimo el aparato!

Pablo Mayo
Editor

En cuanto la ví pensé en un “revival” con base Tesla.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

ender

Japan Rules!!

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.