Avtoros Shaman 8×8, olvida lo que piensas sobre vehículos todoterreno

Avtoros Shaman 8×8, olvida lo que piensas sobre vehículos todoterreno

Este "Chamán", a buen seguro, invocará nuestro lado más aventurero


Tiempo de lectura: 4 min.

Si lo tuyo son los vehículo especiales y únicos, que impacten visualmente, pero que además permitan atravesar por cualquier lugar de la Tierra, este vehículo anfibio de construcción rusa, el Avtoros Shaman 8×8 (en ruso, Аbtopoc Шаман), seguramente será de tu agrado. Con él podremos recorrer casi cualquier ruta que nuestra cabeza planee, incluso por agua.

En cualquier caso y más allá de una apariencia de vehículo militar, además de poseer unas medidas que se asemejan más a un camión que a un vehículo de uso civil, este Shaman 8×8 es el fiel reflejo del pensamiento ruso, donde no caben las medias tintas. Es un todo o nada cuando se ponen a crear vehículos con los que poder afrontar los inhóspitos lugares del paisaje ruso.

Para ello el Avtoros monta un motor turbo diésel Iveco F1C de 3 litros que eroga 146 caballos de fuerza y ​​va asociado a una caja de cambios manual ZF 6 S 400 de seis velocidades, con el cual es capaz de rodar a una velocidad máxima de unos 70 kilómetros por hora si va en terreno firme.

Avtoros Shaman 8x8 2

El Avtoros Shaman 8×8 tiene un aspecto visual más asemejado a un vehículo especial militar que a uno que sea usable entre el tráfico urbano, aunque en él el lujo y el detalle van cogidos de la mano

Pero como ya hemos comentado, el Shaman 8×8 es capaz de navegar -por agua- gracias a un sistema de hélice opcional, por el que tendremos que abonar 4.760 euros, logrando en este caso moverse en terreno acuático a velocidades de hasta 5 km/h, que no está nada mal si tenemos en cuenta la proporciones y peso de esta bestia rusa.

Con una longitud de 6.300 mm, 2.500 mm de anchura y 2.700 mm de altura, el Shaman se erige en cualquier terreno como una gran mole para lo que no hay obstáculos, entre otras cosas, por sus neumáticos de baja presión X-TRIM en medidas 1200-600х21 o sus modos de conducción, en el que podemos incluso girar lateralmente, gracias a su sistema motriz en el que todas sus ejes son independientes.

El peso en vacío del Shaman roza las 5 toneladas, incluyendo los 260 litros de su depósito de combustible necesarios, teniendo en cuenta que el consumo medio ronda los 25 litros por cada 100 kilómetros. Además, podemos transportar hasta 12 personas en su interior, optando por sus dos versiones, denominadas cazador o turista, y para las cuales tenemos una lista interminable de opcionales con la que podremos configurarlo al gusto.

Avtoros Shaman 8x8 3

El propulsor del Shaman viene derivado de un camión Iveco, el cual le proporciona la potencia suficiente para moverse con facilidad en cualquier terreno

En su interior encontramos el puesto de conducción en posición central, para lograr una mejor visión de todos los flancos del Shaman 8×8. En él tenemos todo lo necesario para manejar todos y cada uno de los elementos con los que se controla el funcionamiento de este vehículo anfibio, entre ellos los tres tipos de conducción: carretera, todoterreno o “cangrejo”.

Dependiendo del que seleccionemos, trabajaran los ejes delanteros, el trasero o los cuatro a la vez, siendo este último modo el que nos permitirá movernos lateralmente. En cualquier caso, podremos afrontar cualquier obstáculo en el camino y subir por pendientes de hasta 45º de inclinación.

En el habitáculo, como ya hemos comentado, encontraremos asientos individuales ajustables con cinturones de seguridad de tres puntos u otros de tipo lateral que se pueden convertir en camas, todo en función al modelo elegido, pero no faltará detalle y equipamiento para hacer la vida a bordo lo más confortable posible. Este vehículo se fabrica a la carta y adaptado a las necesidades de cada cliente.

Todo en este vehículo anfibio está pensado para hacernos disfrutar de rutas interminables por prácticamente cualquier terreno, gracias a un equipamiento que puede elegirse a la carta y en el que seguro encontraremos todo lo necesario para montar nuestro Shaman 8×8 al gusto

Con un precio base de 160.000 euros más impuestos y una espera de dos meses, desde que se encarga hasta el momento que se le entrega a su nuevo propietario, el Shaman cuenta con un equipamiento base en el que se incluye sistema de aire acondicionado, radio o vidrios calefactados, entre otros. A partir de aquí tenemos una lista de opcionales que pueden superar ampliamente los 60.000 euros.

Entre ellos encontramos el mencionado sistema de hélice, inflado automático de ruedas, cámara trasera, calefacción interior, remolque específico con hasta 800 kilogramos de carga e incluso un armero para poder llevar nuestros rifles si nos hemos decidido por la versión destinada a los cazadores.

En cualquier caso, nos encontramos ante uno de esos vehículos que será objeto de deseo de más de un multimillonario. De hecho, países como Emiratos Árabes han hecho una compra de 12 unidades de este vehículo para sus fuerzas de seguridad y la propia empresa tiene la opción de convertir su Shaman 8×8 en una ambulancia equipada con todo lo necesario, algo que a buen seguro le podría interesar a naciones con climas y geografías extremos.

COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

ender

Japan Rules!!

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor.