Conoce la historia del Mitsubishi Montero del Rally París-Dakar de 1988

Conoce la historia del Mitsubishi Montero del Rally París-Dakar de 1988

Porque ahora podría ser tuyo por una cuantiosa cantidad


Tiempo de lectura: 6 min.

Lo que tenemos aquí es la respuesta oficial la marca de los tres diamantes a la hegemonía de Peugeot en el Dakar y demás rallies. Este, de hecho, fue el prototipo desarrollado por el importador francés Sonauto con apoyo de fábrica, el único coche capaz de plantar cara al intocable 405 T16 de Ari Vatanen. Permítenos sumergirte en un viaje al pasado de los rallies con la historia del Mitsubishi Montero Dakar de 1988.

El equipo de Mitsubishi Motors comenzó a mejorar los prototipos del Montero para cumplir con las mayores velocidades competitivas requeridas para el Rally Dakar a finales de los 80. Entre otras muchas cosas, aumentó la distancia entre ejes y el recorrido de la suspensión, lo que mejoró la estabilidad en línea recta y el manejo en curva. El motor pasó a entregar una potencia máxima de 275 CV y ​​un par máximo de 390 Nm mediante la turboalimentación del bloque 4G54 de cuatro cilindros en línea y 2,6 litros, y la mayor compresión.

Además, la carrocería también se rediseñó aerodinámicamente, lo que permitió que el 4×4 nipón alcanzara una velocidad punta de 200 km/h. El prototipo fue concebido en el Centro de Tecnología de Automóviles de Pasajeros de la marca en la ciudad de Okazaki (prefectura de Aichi) en Japón. Utilizando un modelo de arcilla a escala ¼, diseñaron lo que llamaron un “cuerpo en forma de huevo” donde la parte posterior es redondeada. El modelo se sometió a un túnel de viento para reducir el coeficiente de arrastre (Cd) en un 20 %.

Mitsubishi Montero 1988 Rally Paris Dakar (3)

Los prototipos de 1988 fueron conducidos por Andrew Cowan y Pierre Lartigue, de Francia. El japonés Shinozuka y el francés Bernard Béguin condujeron los prototipos de 1987

Gracias a ello, le permitió al todoterreno tener el potencial para alcanzar una máxima de 220 km/h, según los cálculos. Sin embargo, incluso con tales mejoras, también era un hecho que, al estar basado en la estructura de chasis de escalera de los vehículos producidos en masa, el coche no alcanzó el nivel de los prototipos de Peugeot que usaban una estructura de marco tubular.

Para el gran evento, el equipo de fábrica de Peugeot presentó cuatro potentes prototipos, que incluían el nuevo 405 conducido por Ari Vatanen y Henri Pescarolo, y el 205 Turbo 16 llevado por el campeón mundial de rallyes Juha Kankkunen y Alain Ambrosino. Además, los equipos competitivos como Range Rover, Porsche, Lada y Mercedes Benz también atrajeron una atención considerable, con un récord de participación de un total de 603 vehículos, el mayor número hasta ahora en la historia del Rally Dakar.

Mitsubishi Montero 1988 Rally Paris Dakar (5)

En la clase de coches de producción modificados, los equipos privados monopolizaron los primeros cuatro lugares del Dakar 1988 equipados con un Mitsubishi Montero

El recorrido del 10º Dakar era de 12.874 kilómetros, de los cuales las etapas competitivas (SS) sumaron 6.884 km. Fue el último año que el evento partió de Versalles, rumbo al sur de Francia antes de aterrizar en Argel. Después de llegar a la costa del norte de África, el rally se dirigió hacia el sur, de Argelia hacia Níger, a través de Malí y Mauritania, después de un día de descanso en Agadez y, finalmente, llegó a la meta en Lac Rose en Senegal, una ruta que no cambió en nada con respecto a años anteriores.

Sin embargo, el curso resultó ser arduo, ya que más de 100 vehículos se retiraron el primer día en Argelia. Además, se produjeron un total de siete accidentes mortales, principalmente en tramos de alta velocidad, y cuatro de las etapas especiales fueron canceladas debido a las tormentas de arena. Aún así, el rally estuvo dominado por Peugeot desde el principio, (a pesar de que el coche de Vatanen fue robado en el vivac de Bamako, Malí). Aunque el coche fue devuelto, no pudo comenzar a tiempo y se vio excluido.

Kankkunen, que hacía su primera aparición en el evento, tomó la delantera y ganó el rally, confirmando la resistencia y velocidad que mostró en su participación en el WRC. Shinozuka ocupó el segundo lugar en la general, un lugar más alto que el año anterior. A la par, Cowan y Lartigue luchaban por el liderato desde el principio, pero se vieron obligados a retirarse por sobrecalentamiento. Además, el Montero obtuvo resultados muy buenos, con la pareja holandesa Tijsterman logrando un impresionante octavo lugar.

Aún así, tanto Lartigue como el Mitsubishi Montero lograrían mayor éxito en el París-Dakar: después de terminar segundo con un ejemplar en 1991, Lartigue se pasó a Citroën y triunfó en la competición más dura del mundo desde 1994 hasta 1996; Otros Montero remataron el éxito de Lartigue con victorias generales en 1992, 1993, 1997 y 1998, y luego la notable racha de siete victorias consecutivas de 2001 a 2007. Pero Lartigue tenía debilidad por ese Montero de 1988. Fue un coche que ocupó un lugar en su corazón.

Tras permanecer con Pierre Lartigue hasta 2021, este Mitsubishi Montero ha sido parte de una colección de ilustres modelos de los rallies como un Opel Manta GT/E de 1976

Después del París-Dakar, consiguió un par de segundos puestos en el Rally de Tunisie y el Rally de l’Atlas, ganó el Course de Cote TT de Brive y el Rally de Tunisie de 1989, y luego hizo un par de sextos puestos en el Rallye TT de Cognac y el Rallye TT de Vitrolles. Y, a pesar del cambio a Citroën, mantuvo el Montero desde el momento en que Mitsubishi terminó con él después de la temporada de 1989, hasta 2021. Desde entonces, el Montero de Lartigue fue a parar a manos de un coleccionista francés, que lo restauró a su estado del París-Dakar de 1988 y lo convirtió en la pieza central de una pequeña colección.

Ahora, este Mitsubishi Montero Dakar de gran palmarés deportivo puede ser tuyo, pues se subastará el próximo 2 de abril en la venta de Aguttes –junto al Audi quattro que no es un Audi quattro–, que tendrá lugar en el Hotel Espace Champerret de París. El precio estimado es de 250.000 a 350.0000 euros, una cifra que no lo aleja mucho del Pajero Evolution de homologación presentado a finales de la década de 1990.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.