Toyota Sunrader Dually Fifth Wheel, viaje a los años 80

Toyota Sunrader Dually Fifth Wheel, viaje a los años 80

Una curiosa combinación con más de 30 años pero en un magnífico estado de conservación


Tiempo de lectura: 3 min.

Aunque aquí no está permitido, en Estados Unidos las pick-up (o camionetas, como les gusta llamarles) pueden llevar remolques enganchados a una quinta rueda ubicada en la zona de carga trasera, también llamada bañera. Con esta configuración nos encontramos este curioso conjunto de los años 80, en un buen estado de conservación y listo para disfrutar muchos más miles de kilómetros al que llaman Toyota Sunrader Dually Fifth Wheel.

Su propietario, John Polk de Houston, Texas, lo ha decidido poner a la venta después de usarlo ocasionalmente y hacerle un mantenimiento exhaustivo. No está perfecto, pero sí en bastantes buenas condiciones si tenemos en cuenta que está a punto de cumplir 40 años (es de 1981). Lo puso a la venta por 35.000 dólares (31.200 euros) y solamente tiene 22.200 millas, unos 35.700 km.

Se trata como decíamos, de una configuración realmente curiosa. En primer lugar porque la pick-up es una Toyota Sunrader y, normalmente este tipo de vehículos se utiliza para ser convertidos en autocaravana pero no para acoplarles una quinta rueda y una caravana. Lo cierto es que la configuración del vehículo japonés se presta a ello, ya que el eje trasero incorpora ruedas gemelas y por lo tanto, puede soportar más peso del habitual.

toyota sunrader dually fifty wheel 10

Otro detalle adicional es que la parte trasera de la doble cabina está modificada con grandes ventanas (dos laterales y dos superiores). Monta un sencillo motor 22R de cuatro cilindros, el último de la familia de motores R, que estuvieron en producción desde nada menos que 1953 y hasta 1997. Polk afirma que “no se le ha levantado un solo tornillo”.

Con una cilindrada de 2.366 cc y una culata de ocho válvulas con distribución SOHC, desarrolla una potencia de 97 CV a 4.800 vueltas y un par motor de 174 Nm a 2.800 vueltas. La transmisión es de cinco velocidades manual y, como os imaginaréis, tirando de la caravana no vais a ganar ninguna carrera, aunque tampoco es su cometido.

La Toyota Sunrader tira de una caravana de 5,7 metros que cuenta con cocina y baño completo, mientras que la cama se ubica sobrevolando la cama trasera de la pick-up. El comedor está en la parte trasera y se convierte, si es necesario, en una segunda cama para dar cabida hasta un máximo de cuatro personas. Cuenta con tanques de agua, calentador (aunque no funciona) y una unidad de aire acondicionado en el techo.

La historia del vehículo es curiosa, pues fue comprada por un matrimonio en 1981. Era un vehículo popular, pero en una combinación como esta de pick-up y caravana no se vendieron muchos. Pasó la mayor parte de su vida en el garaje, de ahí que cuando fue anunciado por su nieto, el odómetro solamente marcaba 21.668 millas (menos de 35.000 km). Y además estaba completamente original, algo que siempre eleva el valor.

Sin duda un conjunto vintage al que merece darle una segunda oportunidad, viajando con él como en otra época.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

ender

Japan Rules!!

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.