Volkswagen Safari Acapulco, la versión más molona que te podías comprar

Volkswagen Safari Acapulco, la versión más molona que te podías comprar

Nació como un coche para trasladar clientes del aeropuerto al Hotel Las Brisas de Acapulco


Tiempo de lectura: 4 min.

El Volkswagen Safari, también conocido como Tipo 181, tiene casi más denominaciones que caballos es capaz de entregar su propulsor. Pero de todas ellas hoy os hemos traído una muy especial, fabricada expresamente para un hotel y que se usaba para llevar y traer a los clientes VIP desde el aeropuerto. El Volkwagen Safari Acapulco tuvo además una serie limitada y, hoy en día, es una de las versiones más codiciadas y difíciles de encontrar.

Además de Safari, Tipo 181 y Thing (cosa), que era como se conocía en Estados Unidos, este Vokswagen tomaba en Alemania el nombre de Kurierwagen (literalmente, vehículo de mensajería). En Reino Unido también usaba otro nombre, pues se llamaba Volkswagen Trekker. Pero todas ellas tienen un denominador común y es el origen militar de este vehículo. Aunque estuvo en fabricación entre 1968 y 1980, su diseño está basado en el que usaba el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial, el Kübelwagen (traducido como coche cubo).

Fue concebido como un coche multiusos, resistente y que pudiese enfrentarse a cualquier tipo de terreno pero sin ser un todoterreno puro. Además debía cumplir una doble función: ser comercialmente atractivo y servir de vehículo al ejército alemán, que hasta entonces había estado utilizando el DKW Munga. Y todo ello con una inversión mínima, por lo que era necesario aprovechar al máximo posible piezas de otros vehículos.

Volkswagen Safari Acapulco 01

Cogieron el chasis de un Vokswagen Karmann Guia (Tipo 14), que a su vez estaba basado en el del popular Volkswagen Beetle, y lo unieron a la transmisión y eje trasero de la Volkswagen Tipo 2. La dirección y el tanque de gasolina también eran los mismos que en el Beetle y para el motor, ubicado en al parte trasera, se recurrió a un 4 cilindros bóxer de 1.5 litros y 44 CV. Posteriormente este motor fue cambiado por un 1.6 que, aunque era igual de potencia, funcionaba mejor con gasolinas de bajo octanaje y que junto a una caja de cambios revisada y relaciones ligeramente más largas, tenía algo más de velocidad punta.

El coche era muy espartano en todos los sentidos, pero al mismo tiempo era robusto, fácil de reparar y capaz de trepar por cualquier terreno gracias a su bajo peso. Las puertas se podían quitar sin herramientas al igual que el techo mientras que, el parabrisas, se podía abatir. Entre el 68 y el 80 se fabricaron más de 90.000 unidades, con diversas actualizaciones y variantes aunque ninguna tan chula como la del Volkswagen Thing Acapulco que nos ha traído hasta aquí. De esta versión solamente se produjeron 400 unidades, y es por ello que decíamos que es una de las más raras y codiciadas.

A finales de los 60 y principios de los 70, Acapulco era el destino preferido de las estrellas de Hollywood y acaudalados americanos. Y uno de los destinos preferidos era el Hotel Las Brisas, todo un pionero y con una historia de más de 60 años siendo un referente en México. Queriendo diferenciarse de la competencia y, al mismo tiempo, pensando en dar un trato preferente a sus huéspedes más importantes, la dirección del hotel mandó modificar en 1971 varios VW Safari con un techo especial, diversos complementos y una combinación de pintura bitono. Serían conocidos como los Volkswagen Safari Acapulco. Además de las cinco plazas, se le añadió un pequeño banco corrido en la parte trasera donde podían ir sentados los niños.

Hoy en día Acapulco, en la costa del Pacífico mexicano, es bastante peligroso y se encuentra en decadencia como destino turístico

Cuando los turistas estadounidenses vieron este coche circulando por las calles de Acapulco, empezaron a presionar a Volkswagen para que lanzase una edición igual y la pusiese a la venta. La división americana de VW accedió, fabricando entre mayo y julio de 1974 un total de 400 ejemplares. Estaba disponible en varias combinaciones de colores, pero todas con el característico patrón a rayas en los asientos y techo así como la pintura en diferentes paneles exteriores. Se ofreció en blanco y naranja, amarillo y blanco, verde y blanco, y el más conocido en azul y blanco.

Recientemente el portal especializado en subastas, Bring a Trailer, subastó un Volkswagen Safari Acapulco restaurado que alcanzó la nada desdeñable cifra de 22.000 dólares (20.185 euros). Nada mal para un sencillo coche con 45 años a sus espaldas y que no se encontraba exactamente en un estado original. Os recomendamos echar un ojo a la extensa galería de una unidad vendida por la casa de subastas RM Sotheby’s, y poder disfrutar así de todos sus detalles.

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

ender

Japan Rules!!

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón