Esta camioneta Chevy de 1952 perteneció a Steve McQueen y ahora sale a la venta

Esta camioneta Chevy de 1952 perteneció a Steve McQueen y ahora sale a la venta

Tiene todo lo necesario para pasar unos días y desconectar a la antigua usanza


Tiempo de lectura: 3 min.

Aunque también nos encanta por su faceta como actor, Steve McQueen era un apasionado de cualquier vehículo de los pies a la cabeza. Por ello no es extraño que en su colección de más de 60 coches y motocicletas contase con una preciosa pick-up camperizada que ahora sale a la venta a través de la conocida empresa Legendary Motorcar Company. Nada menos que una Chevrolet 3800, se dice que fue el último vehículo en el que viajó antes de fallecer víctima de cáncer en noviembre de 1980.

Esta Chevy modelo 3800 de una tonelada con caja larga data de 1952. Se dice que McQueen compró la camioneta en 1978 cuando residía en Tancas Beach, al norte de Malibú (California), tras haberla visto aparcada en el lateral de una carretera. Ya estaba camperizada y seguramente esto fue lo que más le llamó la atención. Según la documentación del vehículo, la parte trasera fue fabricada por Harold Van Hoosen, en Yreka (California) en octubre de 1952.

Este tipo de zona habitable en la parte trasera de la pick-up se conoce como Dust Tite. Está fabricada en chapa galvanizada y aluminio. En el interior nos encontramos con una cama doble situada de forma transversal, armarios y cajones. Una curiosidad es la plataforma de observación ubicada sobre el techo, ideal para poder ver competiciones cómodamente sentado desde lo alto. Esta práctica es común en todo tipo de carreras, pero llama especialmente la atención verlas en el infield de las 500 Millas de Indianápolis (la siguiente foto es muy descriptiva).

1952 Chevrolet Pickup 3800 11

La Chevrolet con cabina de cinco ventanas dispone de algunas comodidades de la época, como por ejemplo radio AM o calefacción. En el exterior se ubican tres latas de gasolina de 5 galones cada una (19 litros, aproximadamente), un foco adicional en el lado del conductor y un par de cajas de herramientas. El parachoques trasero también está personalizado.

El hecho más destacable es que la camioneta es completamente original. Desde la pintura Forest Green al motor de seis cilindros y 235 pulgadas cúbicas (3.859 cc), unido a una caja de cambios de cuatro velocidades y que desarrollaba algo más de 120 CV. El interior de la cabina también permanece original y en muy buen estado de conservación, como se puede observar en la banqueta corrida en dos tonos o el salpicadero.

La importancia de este vehículo que perteneció a Steve McQueen reside en que fue el último que utilizó cuando se trasladó desde su casa de Santa Paula hasta el aeropuerto del Condado de Ventura el 3 de noviembre de 1980. Desde allí viajó a su último tratamiento contra el cáncer en México, después de que se le hubiese diagnosticado un año antes. Junto a McQueen viajaba el reverendo Billy Graham, el cual contaba que durante el trayecto el actor le realizó innumerables preguntas sobre el último viaje. Graham le entregó su Biblia a McQueen, que la tendría entre sus manos cuando falleció días después.

1952 Chevrolet Pickup 3800 07

La camioneta se vendió por primera vez en 1984. Incluye el Certificado de Autenticidad de esa subasta, en la que se subastó un gran número de objetos del actor. También tiene las placas originales de California de 1959, los títulos de propiedad a nombre de Steve McQueen, así como otros objetos relacionados con esta Chevrolet 3800. Como referencia, en la subasta de Scottsdale de 2019 organizada por Barrett-Jackson, se pagó por ella 60.500 dólares (unos 56.000 euros).

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

ender

Japan Rules!!

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.