Delta 4×4 le da una vuelta de tuerca al Mercedes Clase G

Delta 4×4 le da una vuelta de tuerca al Mercedes Clase G

Porque unas orugas nunca están de más para afrontar cualquier terreno


Tiempo de lectura: 3 min.

Como si el Mercedes-Benz Clase G no pudiera volverse más aventurero y versátil, los especialistas alemanes de Delta 4×4 se enorgullecen de llevar las cosas al siguiente nivel. Porque es difícil que encuentres un Clase G más capaz que este, equipado con orugas creadas para obtener la máxima tracción sobre cualquier superficie imaginable.

Lo odies o lo ames, el Mercedes-Benz Clase G (o G Wagen, como lo llaman los alemanes) ya es un legendario todoterreno. Desde las celebridades más conocidas en el planeta hasta el cliente adinerado más común, a todos les encanta la Clase G, dentro o fuera de la carretera. Y es que su clásica forma cuadrada destaca mejor que cualquier otro todoterreno o SUV en el mercado. Sin embargo, normalmente, sus dueños no suelen explotar sus capacidades, ya que se considera más un símbolo de estatus que un verdadero todoterreno.

Sin embargo, hay quienes sí que buscan exprimir al máximo las virtudes off-road del Clase G. Para esas personas, Delta 4×4 tiene la solución. La inspiración detrás del especial proyecto vino por cortesía de la solicitud de un pedido por parte de un cliente que sugería un sistema para circular cómodamente hacia su cabaña de montaña en los Alpes suizos. Problemas de ricos, ¿verdad? Junto al mencionado preparador alemán, también participaron otras casas especialistas de renombre como CapricornTrucks (Suiza) y Mattracks (EE. UU.).

Mercedes Benz Clase G Delta 4x4 Orugas (1)

El Mercedes-Benz Clase G se fabricó originalmente como un todoterreno militar diseñado para ser conducido en terrenos irregulares de todo tipo

Para empezar, el punto de partida es un Mercedes-Benz G 500, equipado con un motor V8 de 4,0 litros doblemente turboalimentado capaz de entregar 421 CV y 610 Nm a las cuatro ruedas a través de una caja de cambios automática de nueve relaciones. El primer cambio fue sustituir el calzado tradicional por unas orugas 88M1-A1 que están hechas de caucho reforzado con fibra, ideal para temperaturas de hasta 40 grados centígrados bajo cero. Cada módulo pesa alrededor de 170 kilos, lo que se traduce en 680 kg de sobrepeso.

Sin embargo, además de añadir peso, las orugas suman una gran cantidad de agarre debido a su amplia área de contacto (entre 424 y 600 cm2). Esto permite que el robusto Mercedes-Benz Clase G ataque pendientes nevadas y heladas, siempre que la velocidad no exceda la marca de los 65 km/h. Otro punto extra es la altura de conducción, que se ha incrementado en 200 milímetros. Según Delta 4×4, las orugas se acoplan en los bujes de las ruedas a través de unos piñones de 18,5 pulgadas, por lo que son fácilmente revertibles.

Mercedes Benz Clase G Delta 4x4 Orugas (9)

Gracias a esta conversión, su propietario puede conducir hasta su cabaña vacacional que se encuentra a una altitud de 3.000 metros, cerca de Laax, en Suiza

Si te preguntas sobre el precio de la conversión, prepárate para escuchar algunos números impresionantes. El precio de las orugas, incluida la instalación, es de 50.000 euros, pero se invirtieron otros 69.000 euros para su homologación y pruebas. Finalmente, el propietario pagó otros 20.000 euros por otras modificaciones, como la baca, la barra protectora que hay al frente y unas ruedas más grandes para montarlas en verano. Esto significa que gastó alrededor de 140.000 euros por el vehículo, sin incluir el precio del Clase G.

Galería de fotos:

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.