Si quieres un Lamborghini Gallardo todoterreno, un taller de Tailandia te lo prepara

Si quieres un Lamborghini Gallardo todoterreno, un taller de Tailandia te lo prepara

En realidad no es un Gallardo, es una réplica sobre chasis de Toyota Hilux


Tiempo de lectura: 2 min.

No sería la primera vez que alguien piensa en convertir un superdeportivo en un vehículo todoterreno. Se trata de una idea que, si lo analizamos detenidamente, no tiene mucho sentido y la lógica brilla por su ausencia. Sin embargo, hay quien se atreve a realizar dichas transformaciones, dando lugar a aparatos la mar de interesantes y un tanto descabellados, mezclando el sinsentido con la pasión, dejando la lógica de lado. Es decir, justo como nos gusta.

Coches como este Lamborghini “todoterreno”, que en realidad no es un Lamborghini. Estamos ante un trabajo de un taller tailandés, el cual, parece contar con un equipo de trabajadores bastante hábil, pues en su haber tienen algunas réplicas bastante logradas. No obstante, el Lamborghini todoterreno que han creado esta vez no es una réplica, es una locura que esconde el chasis de un Toyota Hilux, un motor Lexus y una carrocería realizada por ellos, inspirada en el “viejo” Lamborghini Gallardo, no en balde, una de sus especializadas es la creación de réplicas de Lamborghini. Incluso los faros son de fabricación propia y se ha “copiado” hasta el diseño del habitáculo.

Es evidente que las proporciones del coche no son las correctas, pero hay que tener en cuenta que se ha tenido que adaptar la carrocería al chasis del Hilux, que es de largueros y travesaños (también se les conoce como “casis en escalera”) y a unas enormes ruedas que seguramente harán las delicias de quien lo conduzca circulando por dunas y caminos a “todo trapo”. Además, el motor Lexus, del que no se hay más datos (aparece en el vídeo y al menos, sabemos que no se trata de un V6 ni de un V8), está colocado en posición delantera.

No es el único trabajo que tienen entre manos, en el taller tiene varias réplicas de Lamborghini, todas ellas animadas por motores Audi V6 e incluso motores Honda de cuatro cilindros turbo (de la serie K). De hecho, incluso fabrican muebles inspirados en superdeportivos, como escritorios con el paragolpes de varios modelos de Lamborghini, un escritorio o un sofá inspirados en el Ferrari 488 GTB o un sofá “envolvente” que resulta ser una réplica a tamaño natural de un Lamborghini Aventador SVJ.

Son trabajos muy artesanales, aunque bastante logrados a simple vista. Los precios rondan los 60.000 dólares, aunque en el caso del Gallardo 4×4 hablamos del equivalente a 45.000 dólares.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.