Un Lamborghini Urus preparado parece…

Un Lamborghini Urus preparado parece…

...Pero un mix con un Chevrolet Tahoe es


Tiempo de lectura: 4 min.

Imagina un Urus preparado para la conducción off-road… Pero con un chasis en escalera y un corazón estadounidense. Grosso modo, TrickFactory Customs está haciendo algo así: ha cogido la carrocería de un Lamborghini Urus destrozado para montarlo sobre el esqueleto de un Chevrolet Tahoe de 2003. Y, para que se mueva, están preparando un bloque V8 LS con una pareja de turbocompresores para llegar a los 1.000 CV de potencia.

Esta bestia italocanadiense extremadamente potente ha recibido el nombre “Lambolet”, un nombre muy original. Porque, aunque el Urus es muchas cosas, especialmente un éxito de ventas y capaz de rodar tan rápido como lo permitan sus neumáticos de alto rendimiento, no es tan capaz fuera del asfalto como su predecesor espiritual, el LM002 de los 80. Pero la construcción del taller canadiense puede cambiar eso gracias a la modularidad que otorga una estructura de largueros y travesaños y la facilidad de potenciación de los bloques LS.

Sí, tienes razón: un cambio de carrocería no es lo mismo que reinventar un Urus para usarlo en terrenos extremos. Aun así, la historia de la máquina italiana lo explica todo, y hay una bonificación en ella. Verás, antes de que el taller con sede en Coquitlam cogiese al toro por los cuernos, alguien lo volcó. Como tal, ese Urus estaba destinado a abandonar el mundo. Y aunque Trickfactory Customs ha guardado el motor V8 de 4,0 litros y la caja de cambios del enorme SUV, no tuvieron el corazón para deshacerse de la carcasa que lo protegía.

“Compramos un Lamborghini Urus, uno destrozado porque tenemos un proyecto próximo y necesitábamos sacarle el tren motriz”, dijeron los chicos de TrickFactory Customs

Después de todo, son maestros en los cambios de motor (swap) y han completado múltiples construcciones extremas. Por supuesto, hay muchos daños estructurales en el caparazón de Urus, pero el equipo no está enderezando los pilares/techo y dando por terminado el día. En cambio, la integridad estructural del proyecto dependerá como mínimo de un exoesqueleto. La carrocería del Urus, que ya ha sido destripada por completo, se está ajustando al chasis rodante de un Chevrolet Tahoe, creado con la sencilla tecnología de los años 50.

Curiosamente, el Chevy tiene una distancia entre ejes que se acerca mucho a la del Urus, lo que lo convirtió en un candidato ideal para el proyecto. Además, con el Thaoe ya equipado con un motor LS de 5,3 litros, el equipo ha conseguido un kit de doble turbo con el objetivo de conseguir una potencia de salida de entre 800 y 1.000 CV. Y con respecto a los asuntos todoterreno, la construcción goza de una suspensión de largo recorrido y neumáticos de 40 pulgadas, así como de barras antivuelco externas y una gran barra de luz en el techo.

Decir que un Lamborghini Urus y un Chevrolet Tahoe de 20 años son SUV es como decir que un luchador de sumo y un corredor de larga distancia son igual de atletas…

Y, si el taller se mantiene fiel a los detalles en las representaciones que muestran la forma final del proyecto, el proyecto también tendrá ejes pórticos. Curiosamente, también hay un poco de Jeep en el coche, aunque con el acabado del mercado de accesorios. Nos referimos a las puertas tubulares sin ventanillas, que inicialmente estaban pensadas para montarse en el Jeep Wrangler de la generación anterior. Ahora, todo este batiburrillo remasterizado de Lamborghini Urus puede hacer que desees un proyecto más cercano al sabor de fábrica.

Bueno, estás de suerte, ya que casi han terminado de reconstruir un Urus destrozado. El maltrecho SUV llegó a las instalaciones en diciembre del año pasado, y ya se puede conducir aunque sea dentro del garaje. Sin embargo, deberíamos ver al reconstruido “Lambolet” de TrickFactory Customs saliendo a la vía pública a lo largo del próximo mes, más o menos. De cualquier forma, puedes ver el último progreso en el vídeo que hay bajo estas líneas.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.