El MegaRexx F-250 puede trasladar a diez personas a los confines del planeta

El MegaRexx F-250 puede trasladar a diez personas a los confines del planeta

Desde Norteamérica nos llega esta preparación sobre un Ford F-250 y con motor diésel


Tiempo de lectura: 3 min.

En nuestra sección de aventura acostumbramos a mostraros vehículos más que capaces de superar cualquier tipo de terreno. A veces se trata de furgonetas camperizadas que, aunque cuentan con amplio espacio para pernoctar en su interior, difícilmente pueden acoger a más de cinco adultos. Para aquellos que quieren disfrutar de un vehículo con sobradas aptitudes para desplazarse donde no existe asfalto y que, además, quieren hacerlo acompañados de hasta nueve personas, hay una empresa estadounidense que tiene la solución. Este MegaRexx F-250, elaborado sobre el pick-up de Ford, cuenta con diez asientos en su interior y un propulsor turbodiésel con empuje más que suficiente para moverse con soltura aunque su decena de asientos esté ocupada.

Como comentábamos, este modelo está construido sobre la base de un Ford F-250 —en concreto, es un Ford F-250 Super Duty Crew Cab Long Wheelbase XLT 4×4, modelo de 2022—. Su espacio de carga está cubierto por una estructura de aluminio que se fabrica a mano y que permite acoger en este espacio las nuevas filas de asientos que MegaRexx coloca en su interior. Hasta diez plazas divididas en cuatro filas presenta este automóvil. Además de las dos habituales, que acumulan cinco asientos, se incluye otra más con dos baquets y, detrás de esta tercera, una cuarta plegable eléctricamente, como es habitual en la mayor parte de vehículos de siete plazas, que procede de un Ford Expedition.

Los pasajeros de este automóvil disfrutarán de la privacidad que proporcionan sus cristales tintados, además de amenidades como el sistema de calefacción o el de infoentretenimiento, este último protagonizado por una pantalla central de ocho pulgadas de diagonal que utiliza la versión SYNC 3 de este componente de Ford. También incorpora iluminación ambiental mediante ledes.

Este MegaRexx F-250 ofrece un interior con diez plazas y casi 1.500 Nm de par obtenidos de un V8 turbodiésel

MegaRexx F 250 05

Por otro lado, el conductor contará con la protección extra que aportan los diferentes asistentes a la conducción incluidos, como el de monitorización de ángulo muerto, junto con una más que útil cámara de visión trasera, para no tener que esquivar con la vista todas esas cabezas para mirar a través de la luneta posterior.

Bajo su capó delantero se sitúa un propulsor de ocho cilindros en uve, asistido por turbocompresor y que quema gasóleo. Con 6,7 litros de cubicaje, entrega 482 CV de potencia máxima y unos extraordinarios 1.428 Nm de par motor. Está asociado necesariamente a una caja de cambios automática de diez relaciones y envía su potencia a las cuatro ruedas. Gracias a semejante cifra de par, es capaz de arrastrar hasta nueve toneladas. En la parte trasera, su sistema de suspensiones es de tipo ballesta. Sus amortiguadores están provistos por Fox —Back Country 2.0—. Las llantas son de 20 pulgadas de diámetro y montan neumáticos Michelin.

Esta empresa norteamericana, con sede en el estado de Carolina del Norte, ofrece esta preparación sobre la base del Ford F-250 a cambio de 195.000 dólares estadounidenses —unos 180.500 euros, según el tipo de cambio a día de hoy—.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado