El Dodge Viper Offroad, el 911 Dakar estadounidense

El Dodge Viper Offroad, el 911 Dakar estadounidense

Este aficionado ha rediseñado toda la suspensión delantera por completo para dotar al deportivo de capacidades todoterreno


Tiempo de lectura: 3 min.

Está claro que hay muchas diferencias entre el mercado estadounidense y el europeo, y se hacen más que evidentes al ver el mercado todoterreno. Pero, como si se tratase de una unión que traspasa fronteras, ellos también hacen todoterrenos descabellados, como este salvaje Miata todoterreno con motor V8 o el brutal Jaguar E-Type 4×4 Monster. En este caso, un youtuber está fabricando el Dodge Viper Offroad, el 911 Dakar estadounidense,para el que este aficionado ha rediseñado toda la suspensión por completo para dotar al deportivo de capacidades todoterreno.

Está claro que los europeos tenemos nuestro deportivo icónico, el 911, que va por su enésima iteración y es, quizá, el deportivo más reconocible de toda Europa. El modelo ha sufrido mil disfraces, desde las versiones más elegantes hasta esa versión Dakar que rememoraba los tiempos en los que la marca compitió con el 959, y previamente, con el 964. Al igual que el Porsche 911 Dakar, Matt’ ha aumentado la distancia al suelo, gracias a un sistema de suspensión hecho a medida.

La parte trasera tiene un eje trasero rígido, que el propietario cuenta en sus videos que copió de un Jeep Wrangler. Mientras que la parte trasera usa una configuración de suspensión relativamente simple, la parte delantera es más complicada, Matt lo diseñó con una herramienta de modelado 3D, y posteriormente soldó las piezas él mismo. Matt se inspiró en la suspensión delantera de un Ford Bronco y un Toyota 4Runner, y montarla en el deportivo estadounidense no fue tan fácil como él esperaba.

Viper4x4(5)

La mayoría de los problemas se debieron a la instalación de los amortiguadores delanteros Fox, las complicaciones con el ajuste de la suspensión y las piezas que, por el cambio de geometría en el deportivo, acababan chocando entre sí. Estos inconvenientes se intentaron resolver con herramientas que están al alcance de todos, como una dremel y una amoladora. Finalmente, el aficionado tuvo que reemplazar los amortiguadores. Aun así, los problemas no podían simplemente eliminarse, en construcciones así los problemas surgen en cada rincón.

La parte trasera no conseguía tener la suficiente articulación, lo que requería otra interesante solución mecánica. El Viper aún no está funcionando y actualmente se quitó el parachoques delantero para evitar que se dañe manipulando su mecánica. El propietario no mencionó ninguna modificación del motor en este modelo SR II de segunda generación, lo que significa que todavía tiene su motor V10 original que produce hasta 415 CV, tampoco necesita más potencia, lo que si veo como una incógnita es si el propietario diseñará o montará tracción total.

A la espera de novedades, al ser un modelo de 1999, este fue uno de los últimos modelos que no recibió frenos antibloqueo ni control de tracción, por lo que su conducción no va a ser todo lo dulce que cabría esperar. Mientras que el 911 Dakar y el Lamborghini Huracan Sterrato son los cupés todoterreno modernos hechos por las marcas, esta construcción relativamente analógica es todo lo contrario. Dicho esto, solo podemos imaginar cómo se comportará una vez que se complete la construcción de esta bestia V10.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado