Norva Kitsune, una Mercedes Sprinter 4×4 preparada para la multiaventura

Norva Kitsune, una Mercedes Sprinter 4×4 preparada para la multiaventura

Esta conversión cuenta con todo lo necesario para practicar casi cualquier deporte al aire libre en cualquier estación


Tiempo de lectura: 3 min.

No es barata. De hecho solo la conversión (es decir, sin tener en cuenta el precio de vehículo) es más cara que algunas autocaravanas completas. Pero pocas te pueden dar la modularidad y la posibilidad de disfrutar de cualquier deporte durante las cuatro estaciones del año. La Norva Kitsune construida sobre la base de una Mercedes Sprinter 4×4 ha sido un proyecto por encargo, pero deja claro las posibilidades cuando se mezcla ingenio y buen hacer.

Han sido los canadienses de Norva los que han mostrado su último trabajo. No se trata -como dijimos- de un kit que hayan desarrollado, sino el encargo de un cliente que quería algo muy especial y extremadamente polivalente. Puestos a calcular el precio de la conversión, la gente de Norva calcula que costaría unos 100.000 euros. A ello habría que sumar el precio del propio vehículo que se usase, aunque es cierto que en este precio también incluyen algunas mejoras en la Mercedes y así afrontar con garantías cualquier tipo de terreno.

Pero antes de profundizar en la Norva Kitsune, lo mejor es que le echéis un vistazo al vídeo y veáis así todo lo que esconde, que es mucho.

La Sprinter 4×4 recibe nuevas suspensiones de Van Compass, una defensa delantera de Agile Offroad, trasera hecha a medida, un escalón lateral eléctrico y neumáticos offroad BF Goodrich All-Terrain T/A KO2. Esto unido a la tracción integral, permite que la Mercedes sea capaz de acceder a casi cualquier lugar ya sea por barro o nieve.

La rueda de repuesto se ubica en la puerta trasera junto a un sistema de portabicis. En el lateral derecho se puede transportar una tabla de paddle surf y, en el techo, hay una tienda de campaña. Cuando abrimos la puerta lateral, un escalón eléctrico nos ayuda a salvar la altura hasta el suelo.

Si pasamos al interior, podemos quedar abrumados por todo lo que se ha instalado. Para viajar hay disponible un total de cinco asientos, siendo los delanteros giratorios. Cocina, nevera, fregadero e incluso un pequeño baño químico portátil escondido en un armario. Una mesa plegable permite comer cómodamente y ya, en la parte posterior, un sistema modular permite transformar los dos bancos laterales en una cama para tres personas.

Norva Kitsune 0134

Aprovechando los rieles laterales y los ganchos que se encuentran en el techo, toda la parte trasera la podemos configurar de múltiples maneras, dependiendo de nuestras necesidades o gustos. Podemos elegir desde un espacio completo de almacenaje a camas en litera que dejan libre el pasillo central. Así dejamos hueco, por ejemplo, para llevar bicicletas o poner a punto los esquí. Incluso la puerta trasera izquierda lleva un soporte en el que es posible enganchar una bicicleta y realizar reparaciones. Hay espacio hasta para un compresor de aire o una ducha, la cual se puede usar tanto en la parte interior (con una cortina sujeta el techo) cuando usamos el vehículo en invierno o, en caso de que haya buen tiempo, en el exterior.

Literalmente con este vehículo no hay límites a dónde ir ni cuándo ir. En la página de Norva tenéis más información sobre la Kitsune.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.