El Toyota Hilux de BushCamper es bestial, casi un vehículo militar

El Toyota Hilux de BushCamper es bestial, casi un vehículo militar

Lo peor de todo es que resulta tremendamente caro


Tiempo de lectura: 3 min.

Los pick-ups suelen ser vehículos que ofrecen bastante juego a la hora de pensar en preparar una camper todoterreno. Ya de entrada, sus características básicas son las de un todoterreno “de verdad”, con chasis de largueros y travesaños, así como suspensiones con ballestas y al menos, eje rígido trasero (el delantero dejó de ser rígido hace tiempo). Además, encontrar elementos para convertir estos coches en casas rodantes, resulta de lo más sencillo, aunque en ocasiones tremendamente caro.

Cualquier pick-up se puede convertir en una autocaravana, comprando un módulo vivienda que se instala en la zona trasera, aprovechando el hueco de la bañera de carga y también, aprovechando la parte superior de la cabina. Sin embargo, si se quiere ir un poco más allá, se puede llegar al extremo de BushCamper, un especialista alemán que ha presentado un nuevo trabajo sobre la Toyota Hilux, que está más próximo de un vehículo militar que una camper lúdica sobre un pick-up.

Lo que más llama la atención al primer golpe de vista, es su agresivo aspecto, que hace pensar en grandes capacidades off road. Y así debería ser, porque los responsables de BushCamper han optado por instalar un kit de elevación de la suspensión, con el que gana 50 milímetros adicionales de altura respecto al suelo, se añaden refuerzos en el chasis y se montan paragolpes ARB más cortos e idóneos para la práctica del off road, que incorporan cabestrante. El equipo de ruedas se compone de neumáticos General Grebberen 265/70 R17 y sí, también monta snorkel.

El módulo vivienda está diseñado para todas las versiones del Toyota Hilux, es decir, se puede montar con cabina corta o con la cuatro puertas. Su aspecto es muy militar, pues no busca florituras ni adornos, sino ser plenamente funcionar y útil. Por supuesto, en su interior hay todo lo necesario para pasar varios días fuera de casa: camas, cocina con fregadero, armarios y cajones e incluso un WC portátil. El techo es elevable, dando acceso a una cama adicional y ofreciendo una capacidad que varía entre dos y cinco ocupantes, según la versión del módulo vivienda. Además, cuenta con un depósito de agua con 117 litros, calefacción auxiliar de 2.000 vatios y dos placas solares de 165 W cada una.

Uno de los problemas que puede generar semejante preparación, es un aumento de peso considerable. Según BushCamper, se usan materiales ligeros, pero suficientemente resistentes, para evitar que el peso alcance los 3.500 kilos, concretamente, la versión para la cabina corta se queda en 2.750 kilos (2.977 kilos a tope de carga), mientras que la cabina de cuatro puertas alcanza los 2.850 kilos (3.077 kilos a tope de carga). Lo que no pueden evitar es que el precio alcance cotas prohibitivas, ya que las tarifas parten de los 135.000 euros.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.