El Toyota FJ40 Land Cruiser de Legacy Overland: Para llegar hasta el fin del mundo

El Toyota FJ40 Land Cruiser de Legacy Overland: Para llegar hasta el fin del mundo

La empresa especializada en la preparación de todo terrenos clásicos pone a la venta una de sus últimas creaciones basada en el mítico todo terreno japonés


Tiempo de lectura: 5 min.

¿Cuál es la receta del todo-terreno perfecto? Si queremos tener un vehículo que vaya “al fin del mundo”, capaz de recorrer caminos imposibles, necesitamos ciertos elementos: una distancia entre ejes corta, una suspensión robusta con una gran altura libre al suelo, chasis de largueros y travesaños y por supuesto, un sistema de tracción 4×4 “de verdad”, con reductora. Parece algo sencillo, pero combinar todos estos ingredientes aplicando un proceso de mejora continua sin perturbar la esencia inicial, no está al alcance de cualquiera. Pero estamos hablando de Toyota.

Si Alfa Romeo tiene fama de ser poco fiable (merecida o no), en el imaginario colectivo, Toyota tiene fama de todo lo contrario; de fabricar coches que, si bien no son los más excitantes a la hora de conducir, están diseñados para ser extremadamente fiables. Pues bien, para saber de dónde viene esta fama, tenemos que remontarnos a mediados del siglo pasado. La guerra de Corea estalló en 1950, y Estados Unidos, que ocupaba Japón en aquel entonces, urgió al país a fabricar Jeeps para el conflicto bélico. Así, en 1951, mediante la aplicación de ingeniería inversa a los Jeep Willys, nació el Toyota BJ20.

Puesto que el BJ20 se desarrolló a partir del Jeep, Toyota lo incluyó en su denominación comercial, correspondiendo la primera letra al tipo de motor que equipaba, y la segunda, a la “J” de Jeep

Pronto, se demostró que el BJ20 era un vehículo excepcional, extendiéndose su uso del plano militar al civil. En 1955, el BJ20 adquirió el apelativo Land Cruiser, en clara alusión al Land Rover, aunque su motor tipo B, de seis cilindros en línea y 84 CV a 3600 revoluciones por minuto, era más potente que el del todo terreno británico. El par motor se situaba en 216 Nm a 1600 rpm, con lo que no era necesario el uso de una reductora.

Legacy Overland Toyota Land Cruiser (5)

Para 1954, Toyota introdujo el motor tipo F, cuya cilindrada ascendía hasta los 3.878 centímetros cúbicos y erogaba una potencia de 125 CV con una relación de compresión de 6.8 a 1. El par motor, por su parte, ascendía hasta los 280 Nm. La evolución del modelo continuó y, en 1960 salió al mercado el que es uno de los Toyota más reconocidos jamás fabricados, el Toyota FJ40 Land Cruiser.

Durante nada más y nada menos que 24 años, el Toyota FJ40 Land Cruiser estuvo a la venta; período en el que podía vérsele en los rincones más inhóspitos de la tierra realizando tareas extremadamente duras ayudado por una reductora, que se introdujo por primera vez en la serie. En 1974 se introdujo una caja de cambios de cuatro marchas, en lugar de las tres con las que comenzó su andadura, y también se le agregó a la gama un motor diésel de tres litros de tipo B, que rendía 80 CV a 3600 rpm y 191 Nm a 2.200 rpm.Siguiendo con su evolución, en 1975 se mejoró la potencia del motor de gasolina, con la ampliación de cilindrada hasta los 4.230 centímetros cúbicos de su motor de seis cilindros en línea. La relación de compresión también creció hasta 7.8 a 1 y en conjunto, la potencia creció hasta los 135 CV.

Para 1976, se introdujeron los frenos delanteros de disco en el mercado estadounidense, así como aire acondicionado y dirección asistida en 1979. Algo más de refinamiento y confort para un público que demandaba este tipo de amenidades

El Toyota FJ40 Land Cruiser se dejó de comercializar en 1984, y para aquel entonces ya había creado una legión de aficionados al modelo que perdura hasta nuestros días. Por esto, hay muchas empresas que se dedican a realizar restomod sobre esta base, ampliando más aún si cabe, sus capacidades, como es el caso de Legacy Overland. La compañía estadounidense especializada en la restauración de todo terrenos clásicos, ha creado el FJ40 Land Cruiser definitivo, ganando dos cilindros por el camino.

El modelo en cuestión se trata, como se ha dicho, de un FJ40 Land Cruiser de 1971 al que se le ha instalado un V8 de 5.7 litros de origen Chevrolet, el cual es alimentado por carburadores Holley 600 CFM y está asociado a una caja de cambios manual de cuatro relaciones. Aunque no se saben las cifras de potencia, es bastante probable que el motor supere los 250 CV, doblando la potencia del original. Para parar toda esta potencia, se han instalado frenos de disco en las cuatro ruedas y una dirección asistida permite a su afortunado propietario girar el volante con mucho menor esfuerzo.

Las capacidades off road también han sido mejoradas mediante la incorporación de un cabrestante Warn M8.000, y unas llantas más grandes con neumáticos BFGoodrich todo terreno esperan ansiosas transitar por cualquier tipo de terreno

Dentro de este particular Land Cruiser encontramos una jaula antivuelco pintada en color negro, que protegerá a sus ocupantes en caso de vuelco (algo necesario dado el incremento de potencia), así como cuero en diversos elementos del interior, como los asientos o el volante. Por último, también se ha añadido un sistema de sonido mejorado y un sistema de aire acondicionado, que redundará en un mayor confort para sus ocupantes. Pese a que no se ha desvelado el precio que tendrá esta unidad mejorada del FJ40 Land Cruiser, sabemos que no será barato.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.