El Meyers Manx 2.0 Electric es el resurgir del mítico buggy

El Meyers Manx 2.0 Electric es el resurgir del mítico buggy

No se trata de una réplica o de una empresa externa, es un auténtico Meyers Manx


Tiempo de lectura: 6 min.

Seguro que todavía recuerdas los famosos buggies fabricados sobre la base del “viejo” escarabajo, coches la mar de interesantes para rodar por zonas costeras, por dunas y si, también por caminos de tierra en pleno monte. Se llamaban Meyers Manx y su creador, Bruce Meyer, falleció en 2021 a los 94 años de edad. Sin embargo, había tenido en su poder los derechos de su empresa hasta un año antes de fallecer, cuando los vendió para asegurar la continuidad de la misma tras su marcha. La empresa la compró Trousdale Ventures, propiedad de Philip Sarofim, en el año 2020, y hay que darle las gracias porque acaba de revivir el mítico buggy, aunque a muchos no les gustará, porque es eléctrico.

Ni siquiera los modelos icónicos se librarán de la conversión, todos los vehículos acabarán por ser eléctricos, el mundo del automóvil está cambiando y todos, absolutamente todos, deben adaptarse. No obstante, la tecnología eléctrica es la oportunidad perfecta para revivir un coche como el Meyers Manx, un vehículo totalmente lúdico, que por el simple hecho de volverse eléctrico no debería perder ni una sola pizca de su interés, casi al contrario, lo aumenta todavía más por su teórico respecto por el medio ambiente y la naturaleza, donde más se disfruta de este coche.

Bruce Meyer construyó el primer Meyers Manx totalmente a mano, en un garaje alquilado en Newport Beach, en California, en 1964. Se le conoció casi desde el primer momento como “Dune Buggy” y se relacionó casi igual de rápido con la cultura surf y un estilo de vida desenfadado y “libre”. Destacaba por una carrocería sin techo fabricada con fibra de vidrio e incluso hoy, sigue siendo un automóvil muy popular y deseado, conocido en todo el mundo, aunque no te gusten los coches. Existen multitud de réplicas, fabricadas con mayor o menor fortuna, pero los originales pueden alcanzar precios bastante elevados.

El Meyers Manx siempre ha sido un símbolo de alegría, sencillez, pureza. Es la solución a la complejidad de la vida. Continuar con el legado de Meyers Manx nos conecta con el optimismo de la cultura californiana de la década de 1960, un optimismo que todos podemos compartir”. – Philip Sarofim, presidete de Meyers Manx

Regreso eléctrico, bendecido por el diseñador del New Beetle

Hace algunos años, Volkswagen presentó un prototipo que levantó mucha espectación, lo llamaron ID. Buggy y era, básicamente, una nueva interpretación del mítico Meyers Manx, en un lenguaje muy moderno y por supuesto, con motor eléctrico. Se mostró en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2019, empleando la plataforma MEB de Volkswagen, diseñada expresamente para coches eléctricos y a simple vista, no eran tan “off roader” como el modelo original. De aquel prototipo se llegó a decir que acabaría en producción, aunque poco después, el CEO de la marca alemana, Ralf Brandstätter, afirmó que el coche no pasaría a producción, quedando como un prototipo llamativo, pero solo eso.

Ahora, bajo la denominación de Meyers Manx 2.0 Electric, el buggy vuelve a la carga, fabricado por la empresa original y además, diseñado por Freeman Thomas, quien diera forma al Volkswagen New Beetle, el regreso del “escarabajo” alemán en lenguaje moderno que tuvo un enorme éxito y que, después de varias evoluciones, abandonó el mercado en 2019 sin reemplazo, aunque se dice que pronto veremos un Beetle eléctrico, miembro de la familia ID de Volkswagen.

Thomas, con bastante acierto, ha sabido mantener la esencia del modelo original, con esos “ojos” saltones y las llamativas curvas de su carrocería. Se ve moderno, fresco, pero también se le reconoce desde el primer momento como un Meyers Manx. Pocos coches hay tan característicos como este y Thomas ha sabido mantener su espíritu intacto, no como ocurrió con el ID. Buggy de Volkswagen, todo sea dicho. Además, hay que tener en cuenta que el nuevo Manx 2.0 Electric incorpora una batería, que ocupa espacio y suele influir en el diseño, lo que significa que Thomas ha hecho un trabajo doblemente bueno.

Meyers Manx 2 0 Electric (8)

Dos paquetes de baterías y dos motores

Hay muchas cosas que no se han comunicado del nuevo Meyers Manx 2.0 Electric, como el material que se usa para la carrocería (se dice que el techo está realizado con fibra de carbono). La firma ha comunicado que el chasis es un monocasco de aluminio, que ofrece cobijo a dos paquetes de baterías: uno de 20 kWh y otro de 40 kWh. Son pequeñas si las comparamos con otros modelos eléctricos del mercado, pero el Manx 2.0 Electric pesa mucho menos que ellos: 680 kilos con la batería pequeña y 748 kilos con la más grande. La batería pequeña, según estimaciones de la empresa, permite recorrer unos 240 kilómetros, mientras que la grande, alrededor de 480 kilómetros. Cuenta con un cargador estándar integrado con el que se pueden realizar cargas a 6 kW, mientras que opcionalmente, se ofrece un cargador CC que puede cargar a 60 kW, nuevamente nada impresionante, pero al tener unas baterías pequeñas, no deberían tardar demasiado en cargarse, aunque la marca no ha publicado tiempos de carga.

Independientemente de las baterías equipadas, el nuevo Mayers Manx 2.0 Electric equipa dos motores eléctricos, ambos situados en el eje trasero. Cada uno de ellos impulsa una de las ruedas ofreciendo un reparto de par vectorial. No hay datos sobre los motores combinados con la batería pequeña, solo se informa que puede alcanzar los 100 km/h en poco más de 4,5 segundos. Con la batería grande, los motores rinde 202 CV y hasta 325 Nm de par.

En cuanto a suspensiones o frenos, la información es bastante limitada. La firma dice que monta suspensiones independientes, pero no da más información al respecto, aunque buscando datos adicionales por la red, puedes encontrar que la suspensión delantera cuenta con brazos de arrastre como en el Manx original, mientras que atrás luce un esquema multibrazo. Los frenos son de disco y no de tambores, añade frenada regenerativa en el eje trasero y tiene dirección asistida.

Meyers afirma que todavía no se han definido precios, pero se puede reservar desde el 19 de agosto de 2022. No obstante, hay un problema y es que el nuevo Meyers Manx 2.0 Electric no llegará a Europa oficialmente.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.