Este Jeep Gladiator Restomod fabricado por Vigilante 4×4 combina el encanto del ayer con la tecnología de hoy

Este Jeep Gladiator Restomod fabricado por Vigilante 4×4 combina el encanto del ayer con la tecnología de hoy

Esta pequeña empresa con sede en Texas lleva algunos años ofreciendo sus propias interpretaciones de diversos modelos clásicos del fabricante norteamericano


Tiempo de lectura: 4 min.

Actualmente, Jeep ofrece en su catálogo un pick-up denominado Jeep Gladiator, con toda la tecnología propia de nuestra época. Sin embargo, en muchas ocasiones, los modelos clásicos de la marca son mucho más codiciados que estas versiones modernas, al menos en cuanto a su estética. Para quienes desean ir a bordo de uno de esos automóviles de hace décadas, pero sin renunciar a las comodidades y al rendimiento que pueden ofrecer los vehículos actuales, Vigilante 4×4 tiene la solución. Este Jeep Gladiator Restomod es el perfecto ejemplo de qué pueden hacer para cumplir con ese concreto deseo.

Esta empresa estadounidense, con sede en Johnson City, Texas, fue fundada en 2017 como especialista en restauraciones de modelos clásicos de Jeep. Con el tiempo, han querido ir un poco más allá, y han pasado a ofrecer restomods de aquellos modelos clásicos construidos sobre su propio chasis. Concretamente, se centran en automóviles producidos entre 1964 y 1991, de los cuales conservan su carrocería y los elementos característicos del interior. El resto es completamente renovado para adaptarse a los estándares actuales y, en el caso del chasis, este es sustituido por su propia construcción para que pueda lidiar con las potencias que ofrecen en los tres propulsores disponibles en su catálogo.

Vigilante 4×4 ha desarrollado un chasis de propia factura para construir restomods de los Jeep Gladiator, Wagoneer y Cherokee producidos entre 1964 y 1991, con la comodidad, el rendimiento y la fiabilidad propios de nuestra época

Vigilante 4x4 Jeep Gladiator Restomod 02

Esta unidad concreta equipa el de menor potencia de todos los ofrecidos por Vigilante 4×4. Se trata de un V8 HEMI de 6,2 litros de cilindrada que entrega 492 CV de potencia máxima y 637 Nm de par. Por supuesto, ahora se entiende por qué no emplean el chasis original, sino que trasplantan la carrocería y el interior del modelo donante a la estructura que ellos mismos han desarrollado a partir de escaneos en tres dimensiones. Con acero de 5 mm de grosor —3 mm empleaba la arquitectura de estos modelos clásicos— y otros tratamientos específicos, garantizan que podrá soportar toda esta potencia, o incluso más. Y es que los clientes de Vigilante 4×4 pueden escoger, a la hora de configurar su restomod particular, otros dos propulsores V8, en este caso sobrealimentados por compresor volumétrico y con potencias de 717 CV y 1.014 CV. Casi nada.

En el caso de este Jeep Gladiator Restomod, su propulsor está acoplado a una transmisión manual de seis velocidades, fabricada por Tremec. Como opción, Vigilante 4×4 también ofrece instalar una caja de cambios automática, en este caso de cuatro relaciones y provista por Bowler. En todos los casos incorpora una caja de transferencia con reductora.

Como apuntábamos al inicio, pese a su aspecto exterior respetuoso con el del modelo original, la serie J del Jeep Gladiator, incorpora toda una serie de elementos modernos y fabricados por proveedores de renombre. Así, tanto este Jeep Gladiator Restomod como todos los modelos que oferta Vigilante 4×4 en su catálogo llevan suspensiones con amortiguadores de FOX y muelles de Eibach. Además, los frenos, con pinzas de seis pistones, son fabricados por Baer y sus discos de mayor tamaño han obligado a incrementar el diámetro de sus llantas, réplicas de las originales, hasta las 17 pulgadas.

Aunque este vehículo cuenta con un propulsor muy potente, de 492 CV, los clientes de la marca pueden optar por otras dos versiones sobrealimentadas de este mismo V8 HEMI, con potencias de hasta 1.014 CV

Vigilante 4x4 Jeep Gladiator Restomod 07

De la carrocería no se ha modificado nada, simplemente se ha puesto al día la de un Jeep Gladiator de 1966 con el oportuno pulido y repintado, y se han añadido faros de ledes con las mismas formas que los originales. En el interior sucede más de lo mismo. La mayor parte de los elementos proceden del vehículo donante o se han sustituido por réplicas. Además de llevar a cabo un retapizado completo e instalar nuevas alfombras, se han integrado soluciones tecnológicas más modernas, como elevalunas eléctricos o un sistema de sonido con conectividad Bluetooth. Del volante original solo se ha sustituido el logo, para insertar en su centro el de esta pequeña empresa norteamericana.

Si te ha gustado la unidad que protagoniza este artículo, sentimos decirte que ya ha sido adjudicada a su dueño. Ahora bien, Vigilante 4×4 acepta nuevos pedidos para este Jeep Gladiator Restomod, así como para sus versiones del Jeep Wagoneer y del Cherokee clásicos. Eso sí, en caso de solicitarlo, tendrás que esperar, puesto que su capacidad productiva se limita a ocho vehículos al año, lo cual también implica que sus precios son muy elevados. En este sentido, parten de lo 295.000 dólares estadounidenses, 267.000 euros al cambio actual.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.