Alguien en Galicia quiso vender su Citroën ZX Rallye Raid Evo II

Alguien en Galicia quiso vender su Citroën ZX Rallye Raid Evo II

Uno de los coches de rally de Citroën más exitosos de su historia


Tiempo de lectura: 5 min.

Como sugiere su nombre, el Citroën ZX Rallye Raid es un vehículo que se construyó con un único objetivo en mente: dominar el competitivo mundo de las carreras internacionales de rally-raid. Y lo consiguió incluso antes de ser lanzado al gran público, pues se hizo con el oro del Rally París-Dakar en 1991 con la ayuda de Ari Vatanen, y en 1994, 1995 y 1996 bajo las manos de Pierre Lartigue.

En lugar de empezar desde una hoja en blanco cuando llegó el momento de desarrollar su nueva arma para afrontar el Dakar, Citroën optó por aplicar algunas de las lecciones que ya fueron aprendidas con el desarrollo del Peugeot 205 Turbo 16 del mundo de los rallies del Grupo B; el único que se hizo con el título dos veces en esa bella categoría. Dicho y hecho, el ZX Rallye Raid compartía con el compacto que veíamos por las calles poco más que los faros y el nombre en la puerta del maletero.

El Citroën ZX Rallye Raid se construyó alrededor de un sólido chasis tubular de acero, que fue diseñado desde el principio para hacer frente al terreno de los eventos internacionales de rally-raid que, a menudo, se llevan a cabo en algunos de los entornos más inhóspitos del mundo. La carrocería estaba hecha de fibra de carbono y materiales compuestos de Kevlar y similares a los que se usaban en la Fórmula 1, lo que contribuía a su impresionante relación potencia-peso de 20,7 CV/kg (en 1990).

Citroën ZX Rally Raid Evo II Ari Vatanen 1993 (1)

La carrocería se diseñó para parecerse al modelo de producción del Citroën ZX, aunque en la práctica era un vehículo sin apenas un componente común con su hermano de calle

Mecánicamente hablando, justo tras los asientos había un motor de cuatro cilindros en línea de 2,5 litros turboalimentado que extraía en sus primeras versiones 300 CV a 4.500 RPM. La potencia se transmitía a las cuatro ruedas a través de una caja de cambios manual de siete relaciones con la ayuda de un diferencial central de deslizamiento limitado tipo Ferguson y un juego de diferenciales autoblocantes delante y detrás. Su sofisticada suspensión integró amortiguadores dobles de gran diámetro en las cuatro ruedas.

El ZX Rallye Raid hizo su debut en la Baja Aragón de 1990; los dos ejemplares ocuparon el primer y segundo lugar en una actuación dominante. Luego, el equipo ganó el París-Trípoli- Dakar de 1991, seguido de un primero, segundo y tercer lugar en el Rally de los Faraones del mismo año, y luego al evento principal, el París-Dakar de 1991, que Citroën también ganó. Como decíamos al comienzo del artículo, el ZX Rallye Raid ganaría el Dakar cuatro veces, así como las cinco victorias en el Campeonato del Mundo Rally Cross-Country.

Citroën ZX Rally Raid Evo II 1991 (3)

El Rally París-Dakar inaugural de 1979 lo había ganado un Range Rover. Comparado con el ZX Rallye Raid que aparecería solo 11 años después, el 4×4 inglés era un dinosaurio

El ejemplar que ves aquí es un Citroën ZX Rallye Raid de 1991 bastante inusual que formaba parte del equipo oficial en la época, cuando lo conducía la realeza de los rallies como Björn Waldegård, Ari Vatanen y Timo Salonen. Se usó en competición entre 1991 y 1993, después de lo cual se convirtió en un modelo Evo II que corrió en el Rally París-Dakar, el Rally París Moscú Pekín, el Dubai Desert Challenge, el Rally de los Faraones y el París Le Cap. El coche viene con un PDF de 14 páginas con varias fotos adjuntas en sus distintas etapas.

Se retiró de la actividad oficial en 1994, aunque permaneció con el equipo de Citroën Sport con el fin de servir de mula de desarrollo para una nueva versión del motor de competición XU15. Mientras que el bloque de origen podía entregar hasta 330 CV, esta nueva unidad de potencia podía alcanzar los 450 CV, lo que aumentaba significativamente la velocidad y la aceleración del coche. Entre 1997 y 2020, permaneció en la colección Citroën Heritage en París, después de lo cual se vendió a una propiedad privada por primera vez.

Citroën ZX Rally Raid Evo II 1991 (4)

Este Citroën ZX con número de chasis C11 es un modelo único sin restaurar que compitió en cinco rallies del desierto con tres ases escandinavos tras el volante

Todavía con la pintura y los vinilos correctos de la época, y acompañado por una completa documentación y certificados de Citroën Sport, este ZX Rallye Raid se puso recientemente a la venta en Galicia, su actual lugar de residencia. Para ser exactos, se ofreció a subasta, pero no se ha vendido; nos imaginamos que la puja máxima no alcanzaría el precio de reserva del vendedor. Aparentemente, todo en este coche es más que correcto, y teniendo en cuenta su estado y su palmarés deportivo, creemos que será el ZX más caro a la venta.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.